La Capital de Marruecos es una ciudad tranquila, bella y elegante.

 

A pesar de su desarrollo urbanístico, Rabat ha sabido guardar un tamaño ideal para sus habitantes y visitantes. Es una ciudad que carece de altos edificios y donde el cielo azul, el Océano Atlántico y el Rio Bouregreg son presentes y dominantes de cualquier parte.

 

Rabat dispone de monumentos importantes a nivel arqueológico como la Torre Hassan con vestigios de una mezquita construida en el siglo XII además del complejo de Chellah .

 

Rabat alberga una Medina de una belleza excepcional y una fortaleza (Las Oudayas) magnífica.

 

Los edificios Art Deco de las avenidas principales son testigo de su pasado colonial y junto con las modernas edificaciones de la periferia crean un equilibrio muy conseguido.

 

Rabat se ha convertido en los últimos años en una ciudad de eventos y un destino a considerar para la organización de cualquier reunión o incentivo. La puesta en marcha del tranvía facilita enormemente el transporte y ha vaciado la ciudad de coches.

Rabat

ES

Eventos y Comunicación